Investigación a los refugiados por la direccion nacional de inteligencia criminal

La direccion nacional de inteligencia criminal toma todos los recursos necesarios en inteligencia criminal

La direccion nacional de inteligencia criminal da detalles de los pasos a seguir con los nuevos ciudadanos sirios que abordaron nuestro país

Con las tiernas fotos de los exiliados sirios arribando los primeros días de mayo al Aeropuerto Internacional, antes de llegar a este momento se venía actuando desde distintos frentes -pero estas no fueron dadas a conocer- respecto al trabajo desarrollado por un grupo de argentinos que estuvo el país Sirio para deliberar si los que solicitan ayuda no signifiquen un riesgo para la protección de los Argentinos. Hoy te contamos todo los detalles de la nombrada Misión Beirut, realizada en el mes de marzo y abril por funcionarios del Ministerio de Seguridad y Cancillería, personal de inteligencia y miembros del Grupo Alacrán de Gendarmería que viajaron a la ciudad más importante del Líbano con el fin de analizar a 63 ciudadanos sirios que se postularon para el plan de acogidos que brinda la Argentina y que brindó alojamiento a 1500 ciudadanos provenientes de Medio Oriente, núcleo de los actos terroristas del Estado Islámico. “El fin es asegurar que ninguno de los ciudadanos provenientes de una de las zonas más sensibles del accionar del Estado Islámico tenga relación con los grupos terroristas dispuestas a atentar en diferentes punto del planeta”, explicó uno de los visitantes del equipo.

El reporte con las definiciones de lo relevado ya se entregó al presidente de la nación y se aguarda la autorización para brindar una emisión donde se evaluará un nuevo número de los más de 1.500 sirios que solicitaron los visados.

Los riesgos que no se tuvieron en cuenta

La presidencia anterior respaldo la puesta en práctica del Proyecto Siria -después fue parada por la administración anterior- no se tuvo en cuenta en primera instancia sin verificar acerca de las identidades de los solicitantes de refugio. Grueso error. “En una situación de guerra, los papeles son particularmente complicados de corroborar estos casos como por ejemplo el robo de identidades, los inmigrantes ilegales, el rapto de menores y huida de muchos acusados de delitos de lesa humanidad con identidades falsificadas”, describe el reporte. El trance que echo a 5 millones de sirios en los últimos cinco años indujo que por unos pocos dolares cualquiera pueda tener documentos originales de Siria legales. Detrás de estas acciones de falsificación podría encubrir un grupo terrorista. Los casos son muchos. Dos de los terroristas del teatro Bataclan eran iraquíes que viajaron al país vía Grecia con pasaportes sirios conseguidos en el mercado negro. “Por eso era importante cotejar que la información de los pasaportes fueran verdaderas, por esta causa se llevó a cabo un sistema consistente en citas con los solicitantes, el análisis de los documentos y un reconocimiento facial realizado con la tecnología más actualizados que existe en el presente, igual a la que utilizaron en Estados Unidos para reconocer el cuerpo de Bin Laden, en el entorno de la Operación Arpón de Neptuno”, relato la persona que brindó estos datos. Los datos recolectados en este procedimiento fue entrecruzada con las bases de datos de las agencias de inteligencia norteamericana, lo que dio la oportunidad de establecer o descartar la existencia de vínculos entre los entrevistados y los posibles terroristas (o allegados) esta información se encuentra clasificada. De la totalidad de los evaluados, 7 no pasaron alguno de los tres sistemas de comprobación y se les negó el pedido de refugio.

Qué medidas se tomarán luego de estos sucesos

No solo fue suficiente la eficiente tarea llevada adelante por los miembros de este viaje, una incógnita que desvela a los funcionarios de nuestro gobierno: ¿cómo comprobar las legitimidad de los 1.500 sirios que ya están en nuestro país antes de la aplicación de este metodo de seguridad? Una acción aplazada que deberán pasar sin vulnerar las garantías humanitarias que suponen este tipo de pactos de colaboración internacional. “No queremos otro ataque en la Argentina y para prevenirlo, tenemos la responsabilidad permanecer atentos a distintas caracteristicas de señal por las organizaciones terroristas que hoy no necesitan de una importante estrategia para causar daños enormes”, concluyó el informante.